Sergio Morales
Gerente General Adexus

La vida digital es ahora

En general, hablar de tecnología implica mirar hacia un futuro en desarrollo. Sin embargo, cuando nos detenemos a pesar de qué manera lo digital está presente en nuestro diario vivir, vemos que hoy su incidencia es mayor que nunca antes y que en los próximos años será aún más notoria. Sin duda, nos encontramos en un punto de la historia en el que, quien no esté capacitado para adaptarse, lamentablemente se quedará atrás. El desarrollo tecnológico es el motor que hoy impulsa a nuestra sociedad, por lo que somos nosotros, como personas, empresas y organismos públicos, quienes debemos comprometernos para incorporarlo de la manera más eficiente posible a nuestras vidas.

Revisemos un día cualquiera de nuestra semana. Desde que se activa la alarma de nuestro smartphone hasta que volvemos a casa a ver una serie en una plataforma on-demand, la tecnología cruza prácticamente todos nuestros procesos. Usamos sistemas biométricos para ingresar a edificios o cuando asistimos a una consulta médica, hoy podemos hacer prácticamente cualquier tipo de trámite a través de la web, en las empresas cada vez más se aprecian conductas de trabajo remoto o incluso podemos tener comida en la puerta de nuestra casa cuando llegan invitados inesperados. Y lo hacemos a través de una aplicación móvil.

Aun cuando vivimos en un presente digital, nuestro país, en especial el mundo corporativo, tiene mucho camino por recorrer y poco tiempo para reaccionar. De acuerdo al Índice País Digital de 2017, las empresas registran 32 meses de atraso en relación con el promedio OCDE, lo que se traduce en que la Economía de la Información sólo representa un 3,5% del PIB nacional. La meta: debemos alcanzar un 5,6% hacia 2020. Es decir, en escasos 18 meses.

Para tener una mirada aún más específica a nivel corporativo, recientemente se empezó a difundir el Test de Digitalización de las Empresas 2018 (testdigitalizacion.cl), una iniciativa que impulsamos junto a Fundación País Digital y otros actores del mundo privado, como Samsung y Anticipa. Este sondeo marcará un hito, ya que nos permitirá obtener antecedentes concretos a nivel de adopción digital en las empresas. Es necesario reconocer cuánto se ha avanzado en este campo y así sensibilizarnos, tanto del tamaño de las oportunidades y amenazas existentes para las empresas, y a partir de ahí construir sinergias para ejecutar las acciones que impulsen el desarrollo tecnológico y fomenten el crecimiento sostenido de nuestra economía.

Según números entregados por la Subtel en enero de 2018, en Chile existen 17,95 millones de accesos a Internet (fijos + móvil 3G+4G), en una población que alcanza 15.574.003 habitantes de acuerdo al CENSO 2017 realizado por el INE. Por primera vez en nuestra historia, el número de conexiones es mayor al de personas viviendo en nuestro territorio. Si todo lo descrito en esta columna, y más, es posible hacerlo con la infraestructura actual, podemos imaginar escenarios aún más prósperos con la llegada de la red 5G. La pregunta que surge, de inmediato, es: ¿estamos realmente preparados, como empresas, para el aumento explosivo de la demanda que traerá consigo un número creciente de usuarios que viven en un ambiente digital?

Cómo adoptar estrategias digitales en el ámbito empresarial

Para que el gran volumen de información que se genera hoy pueda ser aprovechado, es necesario transformar estos datos en una herramienta útil y eje de las estrategias de negocio. Para alcanzar esto, es necesario apalancarse en tres pilares estratégicos claves:

1. Modelo de Negocios Digital, que responda a la siguiente pregunta: ¿Cómo nos servimos de lo digital para que nuestro negocio sea rentable, siga creciendo y sea altamente competitivo?

2. Mentalidad Digital, lo que significa trabajar en forma “redárquica” – o en redes colaborativas – con todo el ecosistema  que pueda ser objeto de producir y recibir valor hacia y desde todas las direcciones. Esto, simplemente, se resume en asumir que “sólo aquello que no podemos hacer en forma digital, lo seguiremos haciendo como antes”.

3. Plataformas Digitales de largo alcance y altamente flexibles que le den al negocio la capacidad de disrupción y alta velocidad que requiere.